Juan Antonio Samaranch ha muerto hoy a la edad de 89 años, debido a una insuficiencia cardíaca. El domingo ingresó en la uci del hospital Quirón de Barcelona, donde los partes médicos no daban esperanzas, al hablar de una situación crítica e irreversible.
Hablar de Samaranch es hablar de Olimpiadas. Presidente del Comité Olímpico desde 1980 hasta 2001, donde se recuerda su influencia en la designación de Barcelona como sede de los Juegos de 1992. A él se debe el fin de la etapa de los vergonzosos boicots a las olimpiadas. Fue 44 años miembro de este Comité. Incluso en octubre de 2009 quiso, también, influir para que Madrid se llevara los Juegos de 2016, realizando una intervención para mencionar que posiblemente fuera su última oportunidad:  “Tengo 89 años, estoy al final de mi vida, os pido la concesión de los Juegos para mi país”, pero esta vez no pudo ser.
Nacido en Barcelona en 1920, fue destacado deportista en la modalidad de hockey sobre patines. A partir de su marcha del Comité Olímpico se le nombró Presidente de Honor Vitalicio y se le otorgó la Medalla de Oro al Olimpismo.