El Atlético de Madrid se ha proclamado campeón de la Liga española de fútbol al empatar en el Camp Nou con el F.C. Barcelona. Le valía con el empate, y lo ha logrado, los azulgranas fueron incapaces de hacerse con el título delante de su afición. El Real Madrid fue tercero en este campeonato.

El partido comenzó realmente mal para el que iba a ser campeón. Primero se lesionaba Diego Costa, que debía abandonar el partido entre lágrimas. Solamente cinco minutos después el que se retiraba, también por lesión, era el turco Ardá Turan. Las cosas pintaban negras, pero la ambición y las ganas de este equipo no podían tener un final dejándose llevar por la mala suerte. Nunca perdieron la cara al partido, tampoco cuando hacia el final de la primera parte el Barça conseguía el primer gol, que lo convertían en virtual campeón. Messi realizaba un dejada con el pecho dentro del lateral del área, para que Alexis clavara el balón en toda la escuadra de Courtois. 
Pero en el comienzo de la segunda parte fue donde el Atlético ganó esta liga. Lejos de salir anímicamente mal por ese gol, se fueron arriba. Primero avisó David Villa estrellando un balón en el poste. Y luego Godín, en un remate de cabeza a saque de esquina, le daba la gloria a su club al lograr el gol del empate. Todavía hubo un tercer gol, de Messi, que no subió al marcador al encontrarse en fuera de juego. En el resto de tiempo el Barça, al igual que durante los últimos partidos, se vió impotente por imponer su juego, que antaño le había traído tantos éxitos, y sus seguidores veían como los futbolistas dejaban escapar el título.
Nos quedamos con los aplausos que el estadio del Barcelona les dedicó a los integrantes del Atlético de Madrid cuando celebraban su victoria en el césped. Gran deportividad entre las dos aficiones.
Destacar en las ruedas de prensa de los entrenadores dos detalles. Diego Simeone compareció con todo su equipo técnico delante de los periodistas, para que en esta ocasión, también estuvieran delante de las cámaras para celebrar el éxito conjunto. El Cholo tuvo unas palabras en recuerdo de Luis Aragonés, recientemente fallecido. Por su parte el Tata Martino aprovechó la oportunidad para anunciar su despedida del club azulgrana, y para destacar el alto nivel de los futbolistas que dirigió, no solo como deportistas si no como personas.