Una triste noticia ensombrece al mundo del ciclismo, el francés Laurent Fignon ha muerto. Tan solo poco más de un año después de que le diagnosticarán un cáncer intestinal, para más tarde extenderse al pancreas y actualmente le afectaba a las cuerdas vocales, el gran ciclista ha fallecido en un hospital de Paris con sólo 50 años de edad.
Fignon fue uno de esos ciclistas que empezamos a seguir en la televisión en la década de los 80, cuando las rondas ciclistas, tour y vuelta, comenzaron a retrasmitirse por las televisiones. Ciclista rebelde, y en muchas ocasiones mal encarado, en varias ocasiones se encaraba directamente a las cámaras, dedicándoles algún que otro escupitajo. También, cuando en esas interminables cuestas, cuando los seguidores se echan literalmente encima de los corredores, él los despejaba a base de manotazos. Así era su carácter. Pero también hay que destacar, por encima de lo negativo, su alma de combatiente y luchador deportivo.
Sus grandes rivales de la época fueron, primero el gran Hinault, y luego el español Perico Delgado y el estadounidense Greg Lemond. Fue vencedor en el Tour de Francia de 1983 y 1984, con Renault, y casi en 1989, si no fuera porque Lemond, en una dramática y electrizante contrarreloj final, le arrebató la victoria por solo 8 segundos. También ganó el Giro de Italia en 1989. Se retiró en 1993.
Fignon, Lemond y Delgado
Conocido con el apodo de “el profesor”, por su imagen con gafas y su sentido táctico de la carrera. Su último trabajo fue hacer de comentarista del Tour de Francia pasado, en el canal televisivo France 2, aquí, en su voz, ya se notaban las señales de su enfermedad.
Descanse en paz este gran campeón.