Puede que el nombre de Kilian Jornet no les suene a muchos, pero, éste sí que es el verdadero crack del deporte, el número 1 en la montaña. Acaba de ganar su tercer título del mundo de Skyrunning, venciendo en la 23 edición de la Mount Kinabalu International Climbaton, que acogía este fin de semana en Malasia, la gran final de las Skyrunning World Series de la International Skyrunning Federation (ISF).

Ha nacido hace 22 años en Sabadell, y poco después, ya vivía en el refugio de Cap de Rec en Cerdanya, a 2.000 m. de altitud. Allí, cuando salía del colegio, jugaba con su hermana a correr por la nieve. Con dos años ya le habían puesto sus primeros esquís de fondo. Gracias a una beca y a su patrocinador “Salomón”, puede dedicarse, casi profesionalmente, a su gran pasión. A pesar de esto, estudia Educación Física en Francia, para no descuidar el futuro.
Ha ganado dos veces la increible carrera Ultra Trail del Mont Blanc. Tiene un recorrido de 166 km., con un desnivel de 9.400 m. Con un tiempo de 21 h. y 33 minutos, para tener una idea de como es este tipo de carreras. Pero, es que ese tiempo es el del número 1, el mejor del mundo, hay corredores que llegan a la meta con tiempos de 46 horas.

Si accedes a su página web, puedes leer frases que dicen mucho del carácter de este fenómeno: “Esquiar en invierno, correr en verano, ganar… siempre. Vencer en la Pierra, levantar los brazos en el Mezzalama y oir tu himno en Vervier. Hay que volar sobre Zinal y dejar huella en la caliza de la Grigne, en el barro de Zegama. Hay que fundir las nieves del paso Bernina y romper el granito del Kinabalu. Hay que ser más rápido que el sol en Chamonix.”
“No vale no luchar, no vale no sufrir, no vale no morir… Ya es hora de sufrir, ya es hora de luchar, ya es hora de ganar”.