Ésta es la selección de Togo que fue víctima de un atentado después de cruzar la frontera entre el Congo y Angola, país éste donde se disputará la Copa de África a partir de hoy. Fueron tiroteados en el autobús donde viajaban durante 20 minutos, murieron el conductor, el segundo entrenador y el jefe de prensa de la selección de Togo, el defensa Akakpo y el portero Obilale están heridos, éste último muy grave en Sudáfrica con un tiro en el pecho y otro en el estómago.
Togo iba a participar en el grupo con sede en Cabinda, lugar donde fue el atentado. La región de Cabinda junto a Angola eran colonias portuguesas, hasta 1975 en que se independizó Angola, anexionándose Cabinda en contra de sus habitantes y con la ayuda de multinacionales extranjeras, este territorio es rico en petróleo, suponiendo el 90% de las exportaciones de Angola. Éste es el motivo de que no quieran darle la independencia a Cabinda, con la población sumida en la miseria. El principal grupo armado es el Frente de Liberación del Enclave de Cabinda-Renovado, aunque lleva 3 años con un alto el fuego, por lo que se supone que ha sido un grupo escindido que contínúa esta sucia guerra. Es tal la inseguridad en la zona, que los ejecutivos de las multinacionales se desplazan en helicóptero por temor a un secuestro. El FLEC siempre quiso llamar la atención sobre su causa secuestrando empleados de las compañías petrolíferas, pero creo con esto han conseguido el efecto contrario, cuando entra en juego la vida de personas no hay razón que se pueda justificar. Y en un continente como África, donde adoran al fútbol, lo que se han ganado son enemigos y no adeptos a su causa.
Reunidos los jugadores de Tongo habían decidido jugar el torneo para homenajear a los que murieron, pero su gobierno y en concreto el primer ministro togolés Gilbert Houngbo les prohibió jugar. Decisión creo que muy acertada, raro homenaje sería ese. Pero lo que no se va a suspender es la Copa África que se va a disputar, aunque sea cubierta de sangre. La seguridad y la vida de los jugadores deben estar por encima de esta competición. Los clubes ingleses, que cuentan con numerosos futbolistas africanos, están pidiendo la vuelta de sus jugadores.

Hay que recordar que este año se juega el Mundial de Fútbol en Sudáfrica, al que ya se le había criticado por la posible falta de seguridad en este continente.