El trabajo empieza a complicarse en el Estadio Wanda Metropolitano. Tras un increíble arranque del Atlético de Madrid en la Liga Santander, sumado a la mala situación de sus dos rivales directos, todo parecía indicar que el conjunto liderado por Diego Pablo Simeone tenía todas las papeletas para convertirse en el heredero de la corona liguera, después de que lo hiciera siete años atrás. Sin embargo, todo ha dado un giro en las últimas jornadas y lo que ayer parecía fácil, hoy se ve de manera distinta.

Un inicio abrumador

El Atlético de Madrid planteaba esta nueva temporada con un único objetivo: convertirse en el nuevo campeón de la Liga Santander. Todavía quedaba en las mentes de los colchoneros ese encuentro contra el FC Barcelona hace siete años en el Camp Nou, que le acabó dando el título en un agónico final. La sensación del equipo y de los aficionados fue indescriptible y este año quieren volver a hacerlo.

El comienzo, desde luego, parecía estar planeado para ese fin. Tan solo una derrota, frente al Real Madrid, en toda la ida liguera avalaba a un club cuyas estadísticas señalaban que la defensa era su mejor estrategia: habían encajado muy pocos goles y esa dinámica les estaba llevando por la senda de la victoria. Además, las malas rachas de Real Madrid y Barcelona colocaban al líder Atlético de Madrid aún a más distancia de sus perseguidores.

No obstante, es muy difícil aguantar en la cabeza de la clasificación sin temblar en ningún momento. Y ese temblor, para los hombres de Simeone, llegó en febrero de 2021: al mismo tiempo que el Barcelona volvía a parecer imparable, el Atlético iba de capa caída con tan solo cuatro victorias en nueve partidos. La pérdida de puntos llegaba en un momento clave de la temporada y, para más inri, la eliminación de la UEFA Champions League de manos del Chelsea inglés suponía un duro palo.

El FC Barcelona, por su parte, pasó de una mala racha deportiva, con influencia directa de la mala gestión administrativa, a una senda de victorias que le acercan cada vez más al líder. De hecho, las mejores apuestas indican que podría ser el nuevo líder de la Liga Santander de seguir así, puesto que aún falta un enfrentamiento directo contra el propio Atlético de Madrid en el Camp Nou. Las cosas se han puesto a favor de los culés que, bajo un nuevo mandato de Joan Laporta, intentará reconquistar la liga.

Un título que aún ostenta el Real Madrid, por lo que no hay que olvidarse del club blanco de cara a esta lucha. Es el tercero en la clasificación, pero sigue muy de cerca a ambos clubes e intentará librar su batalla propia para llegar hasta el final con todas las posibilidades. El Atlético de Madrid es el líder y el mejor posicionado, pero las circunstancias han regalado a los verdaderos aficionados al fútbol una lucha muy interesante entre equipos de élite. Aún es pronto para dilucidar un ganador, pero ya se acerca el final de esta ansiada competición y el tiempo y los puntos son ahora más importantes que nunca.