En 1961, en Bucarest, nacía Nadia Comanecci, la primera gimnasta que consiguió un 10 en una competición olímpica. Tiene 9 medallas olímpicas, y está considerada la mejor gimnasta de todos los tiempos. Es la nueva figura de la sección “Mitos y leyendas del deporte” que hoy presentamos en Digital Deporte.
Comenzó a competir a nivel nacional en 1970, y con 13 años ganó tres medallas de oro y una de plata en los campeonatos de Europa de Noruega. Su consagración fue en los Juegos Olímpicos de Montreal – 1976, obtuvo 7 máximas puntuaciones, y las medallas de oro en paralelas asimétricas y en la barra de equilibrio, se convirtió en una figura del deporte y en una heroína en Rumanía.
Tenía 14 años, medía 1,50 metros y su peso era de 40 kilos.
Actualmente vive con su marido en Oklahoma, donde dirigen una academia de gimnasia, editan una revista especializada y tienen una productora de televisión. Es vicepresidenta del Consejo de Dirección de Olimpíadas Especiales, Presidenta de Honor de la Federación Rumana de Gimnasia, Presidenta Honorífica del Comité Olímpico Rumano, Embajadora de Deportes de Rumania, vicepresidenta del consejo de Dirección de la Asociación para la Distrofia Muscular y miembro de la Fundación de la Federación Internacional de Gimnasia.