Dos medallas de bronce

El equipo español de atletismo logró dos medallas de bronce en el mundial de atletismo de pista cubierta disputado en Birmingham

Ana Peleteiro en triple salto y Saúl Ordóñez en 800 m. lograron las dos medallas de bronce

Comenzaba bien para el equipo español este mundial en pista cubierta, al lograr una medalla en una especialidad en la que nunca había subido al podium. La gallega Ana Peleteiro hacía mejor marca personal en triple salto con una distancia de 14,40 m. Este salto le valía para lograr el tercer puesto en estos mundiales. La joven atleta de 22 años tiene como entrenador a Iván Pedroso

Ordoñez

La otra alegría para el atletismo español vino de la mano de Saúl Ordóñez en 800 m. El atleta leonés llegaba repescado a Birmingham por la renuncia de Kevin López a participar, y su llegada in extremis se convirtió en una medalla de bronce. Esta medalla fue de plata durante una hora, pues el segundo en entrar en meta, el americano Drew Windle fue descalificado por un empujón a un rival en la última vuelta. El equipo estadounidense reclamó esta decisión, fue admitida, y Ordóñez volvió a ser de bronce.

Pero la gran hazaña, y a la postre gran decepción, llegó en la final de 400 m. En ella Oscar Husillos ganaba,  pero no solo se hacía con el oro, si no que batía el récord europeo, y por supuesto el español, tanto en pista cubierta como al aire libre, y lograba la quinta mejor marca de todos los tiempos en esta prueba con un increíble tiempo de 44.92. Tras celebrar con la bandera en la pista de su triunfo, y en directo, en entrevista a la TVE, le comunican que los jueces lo han desclasificado, Husillos hundido se marcha. Los jueces no aceptan la reclamación de la expedición española, y dejan al grandísimo atleta sin su merecido oro. El motivo fue haber pisado por unos milímetros la línea de su calle 6 en la primera curva, como se puede ver en la fotografía inferior. El segundo, el jamaicano Luguelin Santos, también es descalificado por el mismo motivo. Por lo cual, el tercero en cruzar la meta, el checo Pavel Maslak se hace con la medalla de oro, pero antes de subir al podium declaró que no se consideraba vencedor, pues Husillos y Santos habían sido más rápidos que él.

Husillos

Lo cierto es que este mundial pasará a la historia como el de más descalificaciones, hasta se ha dado el caso sorprendente en la que todos los participantes de una serie de 400 m. fueron eliminados.

En la final de 3.000 Adel Mechaal partía con serias opciones de lograr podium, a pesar de la presencia de la escuadra etíope y keniata. Tras una carrera lentísima, en la que pasaron el primer mil a un ritmo de 3:08, Mechaal entraba en quinta posición. Ganaba la final el etíope Yomif Kejelcha con un tiempo de 8:14.41, la marca más lenta de la historia.  Otro etíope Solomon Barega completó el doblete etíope y el keniano Bethwell Birgen logró la medalla de bronce.