Otra tremenda imagen de una grave lesión nos ha dejado el partido entre el Deportivo de La Coruña y el Athletic de Bilbao. El lateral brasileño Filipe Luis en el momento de conseguir un gol, recibe encima de su pierna el peso del portero Gorka Iraizoz, con lo que se fractura el peroné y los ligamentos del tobillo. Pero lo peor es que también rompe el astrágalo y se desplaza hacia arriba, incrustándose entre la tibia y el peroné. Con esta luxación la arteria tibial anterior queda comprimida, y no llega la sangre al pie. Se intentó en el campo, y luego en los vestuarios reducir esta luxación pero fue imposible. Si este corte de circulación sanguinea llegaba a las cuatro horas era muy probable que hubiera que amputar el pie. Los servicios médicos estuvieron rapídisimos, después de 55 minutos de producirse la lesión el bravo jugador estaba entrando en el quirófano del USP de Santa Teresa para ser intervenido. Después de dos horas de operación, el hueso volvió a ser colocado en su sitio, y se redujeron las fracturas. Ahora le quedan unos duros meses de rehabilitación.

Destacar la dureza, el estoicismo, y el humor negro de Filipe Luis, cuando le comentó al portero del Athletic “En cuatro meses te marco otro gol”.
Todos recordamos graves lesiones con largas recuperaciones que han tenido varios jugadores del Deportivo, Valerón, Jorge Andrade, Helder,… Pero otra de triste recuerdo, también por la gravedad y lo impactante de las imagenes, fue la rotura de tibia y peroné de Manuel Pablo, que tardó más de una temporada en volver a jugar.
Vídeo de la jugada del gol que acabó en lesión.