No ha podido ser, no habrá final española. Se organizaba por primera vez, para disputarse la copa de Europa, en forma de Final Four. Y se contaba con la participación de dos equipos españoles el Barcelona y el Ciudad Real. El Barça cumplió y ganó, el equipo manchego no revalidará el título, ha perdido su semifinal.

Los catalanes, que salían como favoritos, ganaron al Chekhovskie Medvei ruso por 34-27. Jugará la final con el equipo de casa, el Kiel, que fueron los que ganaron al Ciudad Real por 29-27. En este partido hubo dos claves: el portero del equipo de Colonia, el francés Omeyer, que hizo grandes paradas, y una decisión de la mesa arbitral en un momento clave del partido. Faltaban 7 minutos para el final y los españoles perdían de uno, y en un cambio se sancionó al lateral Jerome Fernández por, presuntamente, salir antes de tiempo. Y es que los hombres de Talant Dujsebaev tenían todo en contra, nada menos que 20.000 personas abarrotaban y animaban en el Lanxess Arena, decisiones arbitrales en contra, un gran portero delante y problemas físicos entre los españoles.
El Ciudad Real no podrá hacer historia, sería su tercer título consecutivo como campeón de Europa, esperemos que el Barcelona tome el relevo.