A pesar de la presencia de dos equipos españoles en la Final Four, no se ha conseguido el título de campeones de Europa, y éste quedó en casa de los anfritiones, el Kiel alemán, que en el Lassex Arena, y ante 20.000 aficionados derrotó al Barcelona 36-34, privándolo de su séptimo título europeo.
Al encuentro le sobraron los últimos 15 minutos de la segunda parte, en donde los alemanes estuvieron arrolladores.

36 – Kiel (17+19): Omeyer, Klein (5), Narcisse (4), Ahlm (1), Jicha (11,2p), Zeitz (6) y Sprenger (2) -siete inicial- Gentzel (ps), Palicka (ps), Lund (1), Ilic (1p) y Palmarsson, Reichmann, Anic (2) y Lundström (3)

34 – Barcelona (20+14): Saric, Juanín García (13,9p), Rutenka (4), Sarmiento (1), Noddesbo (6), Nagy (1) y Víctor Tomás (4) -siete inicial- Barrufet (ps), Jernemyr, Boldsen, Iker Romero (2), Garabaya (1), Igropulo (1) y Mikkel Hansen (1).

Marcador: 3-1, 7-4, 11-9, 15-11, 17-14, 20-17 (descanso); 21-18, 24-19, 26-23, 29-28, 30-32 y 34-36.

Un poco triste ha sido la despedida del gran portero Barrufet, aunque ha dicho que se va contento por los amigos hechos y los logros conseguidos. Está a punto de cumplir los 40 años, y tiene en su “vitrina” 78 títulos, 7 son copas de Europa, posee el récord de internacionalidades con la selección 280, con la que ha sido campeón del mundo (Túnez-2005) y medalla olímpica de bronce (Sidney-2000).

La actuación del portero francés Omeyer del Kiel al final del partido ha sido vergonzosa. Ya durante el encuentro estuvo provocando a los jugadores del Barça, pero cuando el árbitro pitó el final se fue hacia ellos con gestos despectivos. Barrufet lo ha criticado duramente: “Hoy nos ha enseñado una faceta que no le conocíamos. Es un gran portero, pero uno de los peores deportistas que he conocido durante toda mi carrera deportiva. Esta noche ha ganado la Copa de Europa pero se ha perdido el respeto como deportista”. Omeyer pidió perdón en la rueda de prensa, presentando como excusa a la adrenalina y a la presión sufrida durante el partido. Un poco tarde para el arrepentimiento.

En el partido por el tercer puesto, el Ciudad Real consiguió hacer podio al vencer por 36 a 28 al Chekhovskie de Rusia, en un partido en que los españoles se tomaron como revancha al verse apeados de la gran final.