Alberto Contador se ha equivocado, hoy sí. El ciclista del Astana y Andy Schleck han llegado juntos a la cima del Tourmalet, y en la línea de meta el español no le ha disputado la etapa al luxemburgués.
A poco de comenzar la ascensión, y cuando faltaban 10 km. para línea de meta, muy valientemente Schleck hizo lo que tenía que hacer, y lo que había prometido: venganza, atacó duramente con una arrancada sostenida a la que sólo pudo seguir Contador. A mitad de ascensión el maillot blanco, mejor joven, y segundo de la general le pedía relevos al maillot amarillo, que por supuesto no le daba, no tenía motivo para sacarle más tiempo a los que venían por detrás. Schleck se lo pedía con la mirada, con codazos y hablándole. A falta de 4 kilómetros para el final Contador, creo que ya cansado de tanta petición, le soltó un ataque que su rival respondió muy bien. Fue lo mejor que ha hecho Alberto en este Tour. La subida la realizó enteramente Schleck de primero, y al llegar a meta entró de esta manera, dándose la mano después de cruzarla. Están separados por 8 segundos en la clasificación, pero para la contrarreloj final, Contador parte con ventaja, pues se le da mejor esta especialidad, el año pasado le sacó 1 minuto y medio a Schleck.
Alberto Contador se ha equivocado. ¿Le debe algo a Schleck o al Saxo Bank?. Schleck hizo lo que tenía que hacer, atacar e intentar irse, Contador no tenía que darle relevos, solo procurar que no se fuera, y si tenía fuerzas intentar atacar él mismo. El madrileño quería lavar su imagen, después de lo ocurrido en la etapa donde su directo rival sufrió una avería, y puede que pensando en los posibles abucheos, sin razón, de los Campos Elíseos. A este duro y precioso deporte lo están cambiando.
Carlos Sastre: “Estamos haciendo del ciclismo una patraña de niñatos. Yo me he caído en este Tour, me he caído en el Giro, he tenido averías y a mí no me esperaron”. 
En cuanto a la disputa de la tercera plaza de la general, Samuel Sánchez logró restarle 8 segundos más a Denis Menchov en la cumbre. Posee ahora 21 segundos de renta de cara a la disputa de la contrarreloj, en la que el ruso se defiende mejor. Y todo a pesar de una dura caída sufrida por el asturiano al comienzo de la etapa, en la que tuvo dificultades para recuperar la respiración, tardando en reincorporarse.
Destacar que en el kilómetro 5 de carrera un grupo de 7 corredores  intentaron la hazaña de llegar solos a meta. Un valiente Carlos Sastre saltó, más tarde, para unirse a este grupo, pero circuló siempre entre dos aguas. Todos fueron alcanzados en la subida final. Gestos como los de Sastre se echan de menos, cada vez más, en el ciclismo.
Os dejo un vídeo de lo que más me ha gustado de la etapa. Cuando la TVE estaba entrevistando a Alberto Contador, nada más entrar en meta, se le acercó el presidente francés Sarkozy para felicitarlo., ¡Bravo España!. A continuación se sumó a esas felicitaciones el gran campeón Miguel Indurain, ¡esto está hecho!.