En el partido amistoso entre Grecia y Serbia vimos lo que nunca se debe ver en una cancha de deportes. Lo que debía ser un gran partido acabó en una gran pelea, una batalla campal en el campo de juego a la vista de todos los espectadores. El partido, por supuesto, se suspendió a 2:40 del final, ganaba Grecia 74-73, se jugaba en Atenas.
Estos incidentes gravísimos los iniciaron el serbio Teodosic, del Olympiacos, y el griego Fotsis, del Panathinaikos. Al final hubo un sólo detenido, el pivot serbio Nenad Krstic, que pasó toda la noche detenido y más tarde fue puesto en libertad. Este individuo agarró a Antonis Fotsis por la garganta y arrojó una silla a Sofoklis, que logró esquivarla, no así Bourousssis que fue el que recibió el impacto.
Las imágenes están ahí, la FIBA ha comunicado que estudiará el vídeo que aparece más abajo para imponer duras sanciones. Esperemos que así sea, yo dudo de que sean duras. El 28 de agosto comienza el mundial de baloncesto en Turquía, ¿cuántos de los jugadores que aparecen en el vídeo deberían jugar este mundial?. Esperemos que los altos dirigentes de la federación sepan desempeñar sus cargos.