Miguel García, del Salamanca

El estadio del Helmántico, a punto ha estado de ser el escenario de un nuevo caso de muerte súbita en el fútbol español.

En el partido televisado del Salamanca con el Real Betis, el jugador del equipo local, Miguel García de 31 años, caía fulminado en el centro del campo. Parada cardiorespiratoria durante 25 angustiosos segundos, cuatro minutos duraron los ejercicios de reanimación. Sus compañeros lloraban en el campo, su mujer y su hija de 3 años, asistían como espectadoras en las gradas.
El jugador había sufrido un infarto, y sólo la rápida actuación de los médicos, y la presencia de un desfribilador impidieron la posible muerte del futbolista.

¿Por qué se están dando casos frecuentes de muerte súbita en el fútbol?.

Tenemos muy recientes los casos de Antonio Puerta, durante un partido con el Sevilla, o el de Dani Jarque, mientrar hablaba con su novia por teléfono en una concentración del Español.
Según un informe del doctor González, publicado en el AS, todavía no hay solución. De momento, toca poner todos los medios preventivos posibles, y esperar a los futuros test genéticos.
Según la prensa italiana, España está en el número 1 del negro ranking de las muertes súbitas. Apuntando como causa, los deficientes controles médicos que realizan los deportistas.
No creo que sea cuestión de nacionalidades, ahí va una lista de no-españoles falllecidos: Catalin Hildan (Dinamo de Bucarest), Vladimir Dimitrijevic (Estrella Roja), Charles Ocheaga Esheku (Bengal Mumbai), Michalis Michael (Onisilos Sotiras), Marcio Dos Santos (Deportivo Wanka), Marc Vivien Foe (Manchester City), Max (Botafogo), Andrei Pavistski (Arsenal Kiev), Serginho (Sao Caetano), Miklos Feher (Benfica), Hugo Cunha (Uniao Leiria), Mohamed Abdelwahab (Al Ahly) y Sixto Rojas (Atlético Trinidense).

Leo, asombrado, en algún diario, como El Confidencial, que un exceso de ejercicio físico puede ser una de las razones de peso de este problema. A veces un sobreesfuerzo puede terminar saliendo muy caro…”.

Esta afirmación me trae al recuerdo las estadísticas del último partido de Champions del Real Madrid, en donde la media de kilómetros realizados en los 90 minutos de juego rondaban los 10 km., los que pasaban esta cifra con 10.5 y 11 km., eran los que habían realizado un derroche de fuerzas. Esto en un partido al máximo nivel. En máximo nivel en atletismo se corre el medio maratón (21 km.) en menos de 59 minutos, y el maratón en 2h.04, eso sí es sobreesfuerzo.

Habría que reflexionar sobre dos aspectos: por qué se dan más a menudo en fútbol, y por qué hay más casos en la actualidad, que hace décadas.