Julen Aguinagalde lanzando a portería

La selección de España ha vencido a un duro rival en la tercera jornada de la primera fase del Mundial de Balonmano, Alemania cayó derrotada por 26-24.

Ha sido un encuentro igualadísimo hasta la mitad de la segunda parte, donde surgió la figura del portero germano, Bitter, que lo paraba todo. España se quedó anclada en los 18 goles, mientras que Alemania se iba hasta los 21. El partido parecía perdido, a pesar de que dos jugadores alemanes habían sido descalificados con tarjeta roja, pues los españoles pasaron 6 minutos sin anotar un solo tanto. Ha falta de 13 minutos para el final el entrenador español Valero Rivera pide un tiempo muerto para realizar un cambio en el sistema defensivo, cambió a un 5-1, ahí estuvo la clave de la victoria. En eso y en la labor de un hombre destacadísimo en defensa, el que actuó de adelantado, Roberto García Parrondo, que hizo un trabajo fantástico. Destacaron en la faceta goleadora con 5 tantos cada uno,  Iker Romero, Juanín García y Julen Aguinagalde, siendo éste último decisivo en los últimos minutos.

España: Sterbik; Rocas (3), Gurbindo (3), Garabaya (-), Viran Morros (-), Cañellas (1) y Juanín García (5, 1p) -equipo inicial- Hombrados (ps), Roberto García (1), Maqueda (-), Raúl Entrerríos (1), Chema Rodríguez (-), Alberto Entrerríos (2), Romero (5p), Ugalde (-) y Aguinagalde (5).

Alemania: Bitter; Sprenger (3), Glandorf (4), Haass (2), Hens (2), Gensheimer (4) y Preiss (1) -equipo inicial- Heinevetter (ps), Pfahl (2), Kraus (2p), Christophersen (-), Kaufmann (-), Klein (2), Roggisch (-) y Heinl (2)

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 4-5, 5-7, 8-8, 11-10 y 13-13 (Descanso) 15-15, 17-18, 18-19, 18-21, 23-21 y 26-24 (Final).
  

Esta victoria es importantísima, pues al pasar a la siguiente fase, y dando por hecho que Alemania también pasará, España saldrá con 2 puntos de inicio. A los españoles para terminar la primera fase le restan dos partidos, el miércoles contra Egipto y el jueves contra la mejor, hasta el momento, del mundial, Francia.

En las dos primeras jornadas del mundial España ya había ganado a Bahreim por 33-22, y al campeón africano Túnez por 18-21.