David Cal ha conseguido la medalla de plata en la prueba de 1000 m. en canoa de los mundiales de Szeged (Hungría). Esta segunda posición le vale la clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres del año que viene. El canoísta gallego entró a tan solo un segundo del vencedor, el húngaro Attila Vajda, los dos hicieron vibrar al público en unos disputadísimos últimos metros, completó el podio el uzbeko Vadim Menkov. David Cal salió regulando el esfuerzo, porque sabía que debía dejar fuerzas para el sprint final y para que el viento en contra no le castigara demasiado al final, este esfuerzo calculado le sirvió para llegar al final bastante entero, lástima que Vadja, que competía en casa, estuviera muy fuerte.

Yo iba a mi ritmo, cómodo, y vi que estaba tercero, que el cuarto venía cerca y como el objetivo era conseguir la plaza olímpica, aunque por una parte me apetecía estar un poco más adelante, estaba tranquilo porque la clasificación estaba asegurada. Vi la remontada del bielorruso, pero tampoco me preocupaba porque yo aún tenía cambio y tampoco me preocupaba porque él estaba remontando desde atrás y estaría más fatigado que yo. Aguanté hasta donde pude y empecé a subir. Quizás un poco antes de tiempo, eso nunca se sabe, pero llegué muy fuerte al final, me igualé con Attila, pero él aguantó más y no pude con él.

David Cal sigue su imparable puesta a punto para los Juegos Olímpicos, su verdadero objetivo. Su preparación tiene una duración de cuatro años con vistas a esta cita, con lo cual el primer y segundo año casi no consigue ningún éxito internacional relevante, pero ya en el tercero, como en esta ocasión, logra medallas en los mundiales, para rematar la faena en las Olimpiadas, su verdadera especialidad. Con el oro y plata de Atenas 2004 y la dos platas de Pekín 2008, si consigue algún metal en Londres sería el español más laureado de todos los tiempos.