El Deportivo de La Coruña vuelve a ser equipo de Primera División, tras un año y seis días, el Depor, tras batir varios récords, jugará la próxima temporada en la máxima categoría del fútbol español.

El domingo tenía un compromiso con el Huesca, y de principio se le ponía muy feo el partido al encajar un gol en el minuto 33, pero primero Riki y luego Xisco, ya en el minuto 70, hacían estallar de alegría a los aficionados coruñeses que llenaban a rebantar el estadio de Riazor. Tras el empate del Valladolid en Alcorcón, el equipo gallego se aseguraba el campeonato de Liga y el ascenso directo a Primera, a falta de una jornada para el final.
El equipo de José Luis Oltra batió el récord de victorias en Segunda División, 28 triunfos. Además iguala a 88 puntos el récord como mejor marca en Segunda, y lo podrá batir en la última jornada si consigue algún punto frente al filial del Villareal.
La fiesta por el ascenso se vivió en la ciudad herculina desde el fin del partido, y durante toda la jornada del lunes. A las 18 horas partía el autobús con los jugadores de Riazor, para llegar a la plaza de María Pita, lugar donde se encuentra el ayuntamiento, para celebrar con toda la afición este ansiada vuelta a primera. Aquí también estaban los jugadores del Liceo, el club de hockey a patines, que se han proclamado campeones de Europa, al vencer en la final al Barcelona. La fiesta fue total.
El fin de semana que viene se puede unir a esta gran fiesta gallega otro equipo que lucha por volver a primera, el Celta de Vigo. Le vale el empate frente al Córdoba para conseguir el ascenso directo, dejando al Valladolid en los playoffs para luchar por una plaza, para poder jugar la temporada que viene con los grandes del fútbol español.