Sebastian Vettel ha ganado el GP de Malasia, tras imponerse a Mark Webber en el circuito de Sepang, y a los pilotos de Mercedes Lewis Hamilton y Nico Rosberg. Tras el abandono de Fernando Alonso al comienzo de la carrera, los primeros puestos se los disputaron dos equipos el Red Bull y Mercedes. Felipe Massa fue quinto.
Fernando Alonso salía como segundo del mundial desde la tercera posición de la parrilla, para conseguir colocarse primero en la clasificación final. Pero muy pronto terminaron sus ambiciones. Tras una buena salida, superando a Massa, se colocó detrás de Vettel, tan cerca que lo llegó a tocar, dañando su alerón delantero. Intentó plantar cara a Webber, que iba tercero, pero en una recta terminó descolgándose el alerón antes de poder entrar en el pit lane. En esta situación Alonso perdió el control, se le fue el ferrari a la escapatoria, de donde ya no pudo sacarlo.
Alonso, sin alerón, queda atrapado
A mitad de carrera las posiciones eran éstas: Webber, Vettel, Hamilton y Rosberg, el gran premio era cosa de dos equipos, Red Bull y Mercedes. Vettel, segundo, por radio ya va pidiendo paso diciendo que su compañero va más despacio. Desde boxes lo piden calma, pues “falta mucha carrera todavía”.
En la vuelta 36, de las 54, entra Jenson  Button a boxes cuando iba de primero, a cambiar neumáticos. Pero en el cambio de tuercas de la delantera derecha no se ajustan bien y tiene que parar unos metros más adelante. Salen los mecánicos para devolverlo a su puesto de boxes marcha atrás. Es tal la pérdida de tiempo que Button decide abandonar a falta de dos vueltas para el final, cuando circulaba en 12ª posición.
A falta de 12 vueltas para el final los primeros deciden entrar en pit lane para cambio de neumáticos, van a colocar blandos, excepto Webber que coloca duros. Entran por este orden Hamilton, Vettel, Rosberg y Webber. En la salida de boxes de Webber coincide en pista con Vettel, y aquí comienza la batalla. Los dos compañeros de Red Bull compiten al límite, corriendo riesgos increibles para ser del mismo equipo, por la primera plaza. En la vuelta 46, casi tocándose en un par de ocasiones, Vettel adelanta a su compañero, para ya no abandonar el liderazgo. Por detrás, en la cuarta posición, Rosberg va mucho más rápido que Hamilton, pero respetando las órdenes de equipo no adelanta a su compañero que va ahorrando combustible para llegar al final. Se oye por radio como Nico dice “Está bien, pero recordad esto para el futuro”. Quiere cobrar el favor en otra carrera.
El podium de Malasia, con Vettel, Webber y Hamilton, es el más duro y el más tenso que se recuerda en mucho tiempo. Las declaraciones del australiano Mark Webber son fuertes, pero justas, en contra del alemán del Red Bull. Encima del podium, ante todo el público y delante de las cámaras, comenta que su compañero, no ha atendido a las órdenes de equipo (que eran que las cosas se quedaran así, que estaban bien), y actuó independientemente corriendo riesgos al adelantarlo.
Declaraciones de Mark Webber:

“La primera parte ha ido muy bien. Al final la estrategia de neumático ha sido adecuada. Hemos ido controlando la carrera. Podía haber ganado, pero el equipo ha tomado una decisión, nos ha dicho que la carrera había acabado, no había que seguir peleando. Al final, Vettel ha tomado sus propias decisiones“.