Emil Zatopek

Emil Zatopek fue un atleta checo que asombró al mundo a mediados del siglo XX, por sus victorias en el medio fondo, pero sobre todo por su resistencia, fuerza, y por qué no, por su desastrosa técnica de carrera.

Su gran fama la alcanzó tras los Juegos Olímpicos de Londres (1948) y de los de Helsinki en 1952, llamaba la atención por su gran fuerza y resistencia, pero imprimía un endiablado ritmo, desde el principio de la carrera, por lo que le apodaron “la locomotora humana”. Fue característica su forma de correr, braceando y boqueando parecia que en cualquier momento se iba a desplomar en el suelo totalmente exhausto. Parecía que sufría de una forma agónica, por su gesto en la cara y su torso torcido. Aunque segundos después de acabar una carrera, ya estaba bromeando como si no hubiera pasado nada.Emil Zatopek

El secreto de su éxito fue su entrenamiento, durísimo, unos 27 km diarios. Creó su propio sistema para entrenar, las series, carreras fraccionadas con intervalos de descanso.

Si quieres correr, corre una milla. Si quieres experimentar una vida diferente, corre un maratón.

Zatopek nació en 1922 en la antigua Checoslovaquia, desde los 19 años compaginó sus entrenamientos con el trabajo en una fábrica. Terminada la segunda guerra mundial se alistó en el ejército llegando a ser coronel. Logró ocho campeonatos nacionales en 5.000 y 10.000 metros. En los Juegos Olímpicos de Londres logra la medalla de oro en diez mil y la de plata en cinco mil.

Pero su consagración llegó en los Juegos de Helsinki en 1952. En una semana ganó la prueba de 5.000, 10.000 y maratón. Por primera vez disputaba la prueba de los 42 km. y se enfrentaba al gran favorito e imbatido Jim Peters. Después de ganarle, Zatopek comentó que la prueba le había resultado “algo aburrida”. En esos mismos juegos, su esposa Dana, ganó la medalla de oro en lanzamiento de jabalina.

Con sus 261 victorias en 334 carreras fue considerado un héroe en Checoslovaquia. Logró 28 récords mundiales batidos en nueve especialidades distintas y se mantuvo seis años invicto. Utilizado como elemento propagandístico por los comunistas, finalmente fue expulsado por el regimen soviético del partido comunista y del ejército, por el apoyo público que demostró al reformista Dubcek en “la primavera de Praga”.

En unos años oscuros tuvo que trabajar de barrendero para subsistri. En 1975 se retractó en sus ideas politicas. Trabajó como archivista en el Centro de Información de Deportes y como profesor de Educación Física. Fue nombrado “Mejor Atleta del Siglo” en 1997 por la asociación internacional “la zapatilla de oro”. En 2.000 muere en Praga de un derrame cerebral.