Distancia de Maratón

Pietri entrando vencedor en el Maratón de Londres 1908

Se dice que la distancia de Maratón es el recorrido que separa Atenas de Maratón y que corrió un guerrero griego después de la batalla en esta ciudad

Pero realmente la distancia de 42,195 km quedó fijada en los Juegos Olímpicos de Londres de 1908

La carrera de Maratón y esa distancia han nacido de un mito griego, el famoso soldado Filipides recorrió, se supone que corriendo, la distancia entre Maratón, escenario de una batalla, y Atenas, para informar de la victoria sobre los persas, era el año 490 A.C. Se dice que la distancia que separaban ambas ciudades era esos 42 km y 195 m., pero esto no es así. Entre Atenas y Maratón hay 46,6 o 49,3 km. por las carreteras actuales, según cual escojas, si el camino es a pie son entre 37 y 38 km, se nos quedan escasos para llegar a la mítica cifra.

El primer maratón olímpico se corrió en Atenas en 1898, y logró la victoria el griego Spiridon Louis sobre una distancia de 40 km. Fueron en los Juegos Olímpicos de 1908 en Londres donde se adopta la distancia real actual de 42.195 m., y nada menos que para darle gusto a la familia real británica.

En estos juegos de Londres, para que la carrera pudiera comenzar en el Castillo Windsor, y la salida pudiera ser vista por la familia real, y terminar en el Estadio Olímpico de White City, los organizadores se vieron en la necesidad de alargar la distacia de Maratón hasta la extraña medida de 42,195 km. Hubo varios cambios en el recorrido hasta acabar en esa distancia, al principio la salida era desde la Puerta de entrada a Windsor, pero como el Príncipe de Gales quería que la reina y sus hijos vieran la salida cómodamente desde sus aposentos, se trasladó la salida bajo los balcones reales. En la llegada también hubo cambios en el trazado, el tunel de entrada por la puerta Real al estadio estaba inhabilitado para la entrada de los atletas, estos debieron dar medio giro por el exterior para entrar por la otra puerta, para entrar en las pistas hasta la meta bajo el palco real. Tanto cambio de última hora hizo que el primer corredor en presentarse en el estadio se equivocara, y comenzara a dar la vuelta en sentido contrario.

En la línea de salida se presentaron 55 atletas en representación de 16 países. El italiano Dorando Pietri entró de primero en el estadio olímpico, después de un fuerte tirón para distanciarse de sus rivales de carrera. Al entrar estaba exhausto, y giró en la dirección equivocada, al darse cuenta del error cayó desplomado. Entró el médico de carrera y le masajeó el pecho, siguió desplazándose hacia la meta pero a tumbos y cayendo al suelo varias veces. Tanto el médico como el secretario de la carrera le ayudaron a cruzar la meta, es la fotografía famosa que aparece al inicio de este artículo. Pero la delegación estadounidense presentó un recurso por esta ayuda, y los jueces dieron como vencedor al segundo, al americano Johnny Hayes. Pietri se quejó argumentando que podía haber cruzado la meta sin ayuda, y al día siguiente la reina de Inglaterra le entregó una copa de plata en reconocimiento de su valor, se había hecho justicia.