Francia lo ha conseguido, el triplete, se ha proclamado campeona de Europa, y a esto hay que añadirle el mundial y el oro olímpico en balonmano.
Ha ganado en la gran final a Croacia por 25-21.
21 – Croacia: Alilovic; Cupic (-), Kopljar (1), Balic (4), Valcic (-) Strlek (2), Vori (2), Carapina (ps), Duvnjak (3), Lackovic (-), Zrnic (7, 6p), Gojun (-), Vukovic (2), Mataija (-), Buntic (-) y Musa (-)
25 – Francia: Omeyer; Abalo (4), Sorhaindo (3), Dinart (-), Karabatic (6), Fernandez (2), Guigou (3, 1p), Karaboue (ps), Barachet (-), Guillaume Gille (1), Narcisse (3), Joli (1p), Junillon (-), Bosquet (2), Ostertag (-) y Detrez (-)
Marcador 2-1, 4-3, 6-6, 8-7, 10-8 y 12-12 (Descanso) 13-15, 14-18, 16-18, 18-21, 20-23 y 21-25 (Final)
 Árbitros: Methe y Methe (Alemania). Expulsaron con tarjeta roja directa al jugador de Croacia Vedran Mataija (m.48). Además excluyeron por dos minutos a Vori y Buntic (2) por Croacia; y a Karabatic (2) y Narcisse por Francia.
En la final de consolación, Islandia se llevó el tercer puesto al ganar a Polonia 29-26 (18-10).
En cuanto a España, ha terminado en 6ª posición, ha perdido el último partido, contra Dinamarca, por 34-27. Los españoles han jugado un mal partido, a pesar de haber hecho un gran campeonato, pero ser eliminados para jugar las semifinales, fue un duro golpe moral, y a la hora de disputar un 5º puesto la motivación es mínima.