Duelo de titanes en el Masters 1000 de Madrid, el nº1 contra el nº2, y el partido no defraudó. Lo ganó Rafa Nadal, que es el actual nº2 de la ATP, después de llegar a esta final, desbancando a Novak Djokovic de esta posición. Nadal machacó el revés del suizo con lo que obtuvo muy buenos resultados. En Federer vimos unas dejadas en la red espectaculares. “Hemos cometido errores por momentos, pero nos conocemos tanto que estamos muy pendientes de hacer jugar mal al rival y eso hace que él acorte los puntos y yo busque el revés. El juego es más estratégico que otra cosa, parecía que yo controlaba el segundo set y él se puso 4-4, también tuvo 4-2 en el ‘tie-break’, pero siempre es emocionante jugar contra él”, dijo Nadal.

El español se tomó la revancha del año pasado, y venció al suizo por 6-4 y 7-6, en dos horas y diez minutos, en el Mutua Madrileña Madrid Open, como bien dijeron ambos deportistas al final del partido, “en este tiempo de crisis hay que agradecer a las firmas que patrocinan este torneo, por su apoyo al tenis”.

La Caja Mágica tuvo su pista central, Manolo Santana, abarrotada con 12.000 aficionados, los cuales fueron testigos de como Rafa Nadal ganaba su tercer masters 1000 consecutivo sobre tierra batida, después de conseguir la victoria en Montecarlo y Roma. Consiguiendo así un nuevo récord, ha ganado 18 torneos de la serie masters 1000, Andre Agassi tiene 17 y Roger Federer 16. Y todo esto antes de afrontar, en pocos días, el torneo más importante en tierra, el Roland Garrós, al que llega el español en plena forma. Sobre esto hubo opiniones diferentes entre ambos jugadores, pues para Federer es en la pista francesa donde se decide el campeonato de tierra batida, y, en cambio, Rafa piensa distinto: La opinión de Federer es respetable, pero no la comparto. No porque yo haya ganado los tres títulos, sino porque creo que es injusto que se decida una temporada en un sólo torneo”, dijo: “Todos son difíciles aunque París es un ‘grande’ y siempre tiene más importancia. Pero no nos engañemos en más fácil ganar París que los tres títulos seguidos que me he llevado yo”.
Para Rafa Nadal ganar en la capital española tiene mucha importancia, lo considera un torneo difícil. La causa es la altitud a la que se encuentra Madrid, 667 metros. Cuanto más altura sobre el nivel del mar, más presión atmosférica, con lo cual las pelotas botan más alto, cosa que al juego del mallorquí no le va muy bien.
La francesa Aravane Rezai dio la sorpresa en la categoría femenina al derrotar 6-2, 7-5 a la estadounidense Venus Williams en la final.