El keniano David Rudisha ha establecido un nuevo récord mundial en la distancia de 800 metros, en la reunón celebrada en Berlín. El atleta africano rebajó en dos centésimas la anterior marca del también keniano Wilson Kipketer que databa de 1997, el nuevo crono es de 1:41:09.
Durante la primera vuelta, el joven atleta de 21 años, tuvo de liebre a su compatriota Sammy Tangui, que hizo la primera vuelta en 48:65, para luego, Rudisha quedarse solo, y hacer los últimos 300 metros sin rivales. Ya hacía una temporada que este gran atleta se veía como el sucesor de Kipketer, de hecho, junto a Sebastian Coe, eran los 3 únicos atletas capaces de bajar de 1:42.

Al término de la carrera declaró: “El año pasado hacía mal tiempo y no me clasifiqué para la final. Por eso no quería ni hablar de batir hoy el récord, antes de la carrera, pero hoy sabía que era mi día”. “He entrenado muy fuerte y además el tiempo era bueno. Le pedí a la liebre que corriera la primera vuelta en menos de 49 segundos y logró hacer un gran trabajo. Cuando vi el cronómetro en 1:41.09 me sentí muy bien. Fantástico”

En la misma distancia, pero en categoría femenina, el triunfo fue para la sudafricana Caster Semenya, que volvía a la gran competición después de pasar por un calvario de 11 meses de pruebas médicas para demostrar que era una mujer. Hace un año, en este mismo estadio, se proclamó campeona del mundo, pero fue acusada de no ser 100% mujer, por sus grandes marcas y su aspecto físico. Al final tuvo la autorización de poder volver a correr. Todo esto con 19 años.