Xavi, luego de marcar el primer gol
El F.C. Barcelona ha goleado por 5 a 0 al Real Madrid en el clásico jugado en el Camp Nou. Una cita a la que llegaban los dos mejores equipos de la liga española, con una gran igualdad en las estadísticas, el Real Madrid invicto y el Barça con el partido del Hércules perdido en la segunda jornada, pero la igualdad no se vió reflejada en el terreno de juego. Al Real Madrid no se le ha visto el juego que llevaba mostrando en el comienzo de esta temporada.
El inicio de la primera parte comenzó como esta previsto, los azulgrana con una posesión del balón impecable, y con un Madrid esperando aprovecharse de su gran velocidad para pillarlos a la contra. Pero la presión a la que suelen someter a sus adversarios no se ha visto, y su defensa hizo agua por todas partes. A mitad de esta parte el Barcelona contaba con un par de goles a su favor, realizados por Xavi y Pedro. En donde Marcelo con dos fallos, uno por no despejar un balón y otro por no realizar bien su marcaje, y con la ayuda de un error de Casillas por no blocar el balón en el segundo gol, ayudó mucho a ver un 2-0 en el marcador. Muy mal Marcelo, que en la segunda parte iba a ser sustituido por Arbeloa.
En este período el árbitro, Iturralde González, no pitó un penalti realizado por Víctor Valdés sobre Cristiano Ronaldo. Antes de esto el portugués avisa con un falta directa a portería, que pasa muy cerca del poste. Pero en esta final de la primera parte no se ha visto mucho fútbol y sí varias trifulcas.
La primera provocada por Guardiola, cuando en la banda, no le da la pelota a Cristiano Ronaldo que contesta, como nos tiene habituado con sus modales, empujando al entrenador barcelonés. Prácticamente todo el equipo se echa encima del CR7, empezando por Iniesta, que le pilla al lado, y terminando por el portero Valdés, que se viene del otro lado del campo para calentar el ambiente, llevándose una tarjeta amarilla, al igual que C. Ronaldo.
Valdés yendo a por C.Ronaldo, después de que empujara a Guardiola
Otra tangana, se monta cuando Carvalho se va a por Messi, después de derribarlo, echándole en cara haberse caído. El argentino al levantarse simula llevarse un codazo, aprovechando que el jugador blanco suelta los brazos al aire, y lo que se lleva es una tarjeta. Hace teatro, pero sí hay contacto.
En la segunda parte Mourinho deja a Ozil y saca a Lass. Y a los 12 minutos Villa, con la ayuda de Messi, se había encargado de meter dos goles más. El Madrid se veía impotente, y el Barça seguía disfrutando de oportunidades, y una de éstas la transformó Jeffren en el quinto gol, que había salido 3 minutos antes por Pedro.


Y lo mejor es que aquí se hubiera terminado el partido, pues lo que se vió al final fue vergonzoso.

Sergio Ramos le hace una fea y dura entrada por atrás a Leo Messi, los compañeros del azulgrana se dirigen hacia el madridista para recriminarle la falta, pero éste no espera a ninguna explicación, a Puyol lo tumba de un manotazo en el cuello y de Xavi se despide con otro manotazo en la cara, ambos compañeros de él en la selección española. Ramos es expulsado con tarjeta roja.

Después de 13 partidos de liga el Real Madrid deja de estar invicto y cede la cabeza de la clasificación al F.C. Barcelona con 34 puntos, dos más que su rival de este lunes.