Nuevas reglas en Fórmula 1

Todavía hace pocas fechas estábamos despidiendo la temporada 2013 de Fórmula 1, y ya tenemos encima la nueva, que nos trae novedades en cuanto a las reglas para el 2014. Hace años que los cambios eran en lo tocante a la aerodinámica, pero en esta ocasión, sobre todo, cambian las características del motor. El nuevo reglamento de la Federación Internacional de Automovilismo no ha dejado indiferente al mundo de la Fórmula 1, y ya se han levantado voces muy críticas.
En cuanto al motor se pasa de los propulsores V8 de 2,4 litros a los V6 de 1,6 litros. Con esto la cilindrada es más baja, y los coches alcanzarán “menos velocidad”. Y pasan a ser más pesados, 145 kg., cuando el año pasado el máximo era de 95. El máximo de combustible será de 100 kg, 35 menos que la temporada pasada. 
Se llevará un control más riguroso en las sanciones, que podrán ser entre 1 y 3 puntos. Si un piloto acumula 12 puntos en los últimos 12 meses no podrá disputar la siguiente carrera.
Una novedad que será muy llamativa para el gran público, es que desde 2014 cada piloto elegirá un número que conservará para él, el 1 estará reservado para el campeón. Esto lo toman de otros deportes que ha sido toda una buena elección, como el baloncesto o incluso el motociclismo. Ese número será una parte más de la imagen del deportista, por ejemplo todos asociamos el número 99 a Jorge Lorenzo.
En cuanto a las puntuaciones de los Grandes Premios hay otra gran novedad. La última prueba, la de Abu Dhabi en noviembre, puntuará doble. Está claro el motivo de esta decisión, evitar lo que ha pasado este año, que las dos últimas pruebas no tuvieran casi interés, pues ya había un campeón, Sebastian Vettel. Este mismo piloto considera la medida, nada menos, que de absurda, estas son sus palabras:
Imagínate si en el último partido de la Bundesliga hubiera doble puntuación. Esto es absurdo y castiga a quienes trabajaron duro durante todo el año. Yo respeto las viejas tradiciones de la F1 y no entiendo esta nueva regla. Pilotos, fanáticos y expertos están horrorizados.