El F.C. Barcelona ha caído en las semifinales de la Liga de Campeones ante el Inter de Milán, a pesar de ganar el partido de vuelta por 1-0, el partido de ida fue para los italianos por 3-1.
El partido fue un monólogo del Barça atacando y del Inter defendiendo. A pesar de que en el minuto 30 el árbitro expulsó a Thiago Motta por intentar apartar a Sergio Busquets poniéndole una mano en la cara, el equipo español sólo pudo introducir el balón en la portería italiana una sola vez, en un gol, muy bien ejecutado por Piqué, con recorte al portero y a un defensa, giro sobre sí mismo y tiro a portería vacía. Era ya el minuto 83. Luego Bojan volvió a hacer un segundo gol, pero fue anulado por mano previa de Yayá Touré. Pero es que en el resto del partido las oportunidades azulgranas brillaron por su ausencia, se pueden resumir en tres: tiro de Pedro que sale ajustado al poste, otro tiro de Messi que desvía, en una espléndida estirada, el portero Julio César y un lanzamiento de falta directa en donde Ibrahimovic coloca el balón muy cerca del palo, pero por fuera.
En su línea el entrenador del Inter de Milán, Mourinho, dió un lamentable espectáculo, se pasó todo el partido gesticulando, muchas veces hacia las gradas, y cuando expulsaron a su jugador, incluso se acerco a Guardiola, y poniéndole una mano en la espalda le comentó algo, suponemos un reproche por la actuación del árbitro. Pero la guinda la puso al final del partido, cuando saltó como un loco, corriendo de lado a lado el campo de fútbol, para ir a celebrarlo con los seguidores italianos, incluso Víctor Valdés lo frenó, agarrándolo, pues veía en este acto una falta de respeto a la afición azulgrana que llenaba el estadio. Incluso se puso en funcionamiento los aspersores de riego del Camp Nou, como invitando al equipo del Inter a que se retiraran a sus vestuarios, y dejaran la celebración para su llegada al Milán.
La final de la antigua Copa de Europa será en el Santiago Bernabeu, entre el Bayern de Munich y el Inter de Milán, ganan los alemanes con 4 títulos (1974, 1975, 1976 y 2001), los italianos la han ganado en dos ocasiones (1964 y 1965).
He comenzado el artículo con la foto de la portada del diario Marca, que no tiene desperdicio. Destacan tres cosas del partido, al entrenador portugués del Inter (será por practicar el antifútbol y no tener educación), el encendido del riego del agua y la “parada” que hace Valdés sobre Mourinho (cosa que no tenía que haber hecho). Está claro que este periódico es de la capital española, que les vaya bien la temporada que viene con ese “super-entrenador”.