Lo hemos conseguido. Por primera vez en la historia. Y hemos sido testigos. España es campeona del mundo de fútbol. Ha vencido en la gran final a Holanda. Fue necesaria una prórroga, pero a 4 minutos del final, allí estaba “el hombre tranquilo” Andrés Iniesta, que en una asistencia de Cesc Fábregas, hizo el gol del partido. De esta manera, Holanda, que dispuso de grandes ocasiones para marcar, queda por tercera vez como subcampeona.
La selección holandesa llevaba 25 partidos sin perder, 13 de ellos oficiales. El técnico holandés había estudiado bien a España, no le iba a jugar de tú a tú, sabía como anular el preciso toque español, a base de cortar el juego e intentar robar, y valía el juego duro. Y así fue, en el primer minuto el árbitro inglés Webb perdona la tarjeta amarilla a Van Persie por una dura entrada a Busquets., no supo cortar el juego violento a tiempo.Es incomprensible que jugadores como Van Bommel o de Jong hayan terminado el partido, el primero cada vez que se cruzaba con uno de color azul (en esta ocasión) le dejaba un recado, en forma de patada, y el segundo por una terrorífica patada de kárate al pecho de Xabi Alonso, por la que vió tarjeta amarilla. Pero lo irritable de Holanda, aparte del juego rudo y duro, era la continúa y sistemática protesta por cualquier decisión arbitral. ¿Que fue de aquella “naranja mecánica” de los ´70 de Cruyff o de los ´80 de Van Basten?.      



Los primeros 14 minutos fueron de dominio español, con 2 claras oportunidades para Sergio Ramos. Luego, entre patadas, tarjetas y cortes de juego se vinieron un poco abajo. Holanda parecía que quería controlar el partido, pero la posesión seguía siendo para los españoles 57%.

En la segunda parte hay varios momentos claves. El mejor portero del mundo hizo su aparición en los minutos 61 y 82, para impedir que Robben le diera el título mundial a su selección. Y otro momento fue, en el 86, Vicente Del Bosque retiraba a Xabi Alonso del campo y daba entrada a Cesc Fábregas. Otra vez no se equivocaba, con él hubo más profundidad y conexión. Tuvo una mancha negra, cuando al comienzo de la prórroga, en vez de pasarle el balón a Villa que estaba sólo a su derecha, decidió tirar, y el portero holandés paró ese lanzamiento. Pero lo enmendó brillantemente cuando a falta de 4 minutos para el final del partido realizó una asistencia a Andrés Iniesta (elegido mejor jugador de la final) para que metiera el gol del partido.

Forlán balón de oro, Sneijder plata y Villa bronce.

Iniestazo de España

Ganó el equipo que mejor fútbol hizo en esta competición, a pesar de las críticas iniciales. España fue fiel a su juego, y no se desesperó en los momentos de incertidumbre. Un gran equipo, con un gran seleccionador, hombre tranquilo y comedido. Y cuando hablo de equipo, me refiero a EQUIPO con mayúsculas, sin estrellas mediáticas, sin divos, y sí con estrellas futbolísticas, en donde destacan todos en todas las líneas.
Pero esto no acaba aquí, lo único es que van a cambiar las cosas. Ya no saldremos como víctimas o como favorito sorpresa, ahora seremos temidos y respetados. Entramos en el grupo de los 8 países que son campeones del mundo: Brasil, Alemania, Italia, Argentina, Uruguay, Inglaterra y Francia.
Ha valido la pena, aunque solo fuera por ver las ventanas de los edificios llenas de banderas de España o los coches adornados con dichas banderas, cosa poco común en nuestro país. Y me quedo con dos imágenes vistas en el extranjero: el Empire State de Nueva York iluminado con los colores de nuestro país y L´Equipe (el diario deportivo más importante de Francia) con este titular en español “Campeones del Mundo“. 

Nos vemos en Brasil 2014.