Después del artículo del Mundial de Rugby 2011, y de un comentario de Alejandro, experto jugador de este deporte en la liga gallega, solicitando información del Torneo 6 naciones, he decidido hacer una reseña histórica sobre este gran campeonato.

Se celebrará en febrero-marzo de 2011 entre estos 6 países: Francia, Escocia, Inglaterra, País de Gales, Irlanda e Italia. Siendo Francia el equipo vencedor del año pasado, consiguiendo el Gran Slam, al ganar a Inglaterra por un apretado 12-10 en Saint Denis. 
  
El torneo de las Seis Naciones es por antonomasia el Gran Torneo de Rugby. 
Todo comenzó en 1871 con un partido entre Escocia e Inglaterra y se siguió disputando durante los 12 siguientes años. Tras esta primera etapa se les unieron los otros dos países de las islas británicas, Gales e Irlanda, formando lo que denominaron la Home International Championship. Así fueron pasando los años hasta que en 1910 Francia se integra en el grupo para formar las Cinco Naciones, aunque la Primera Guerra Mundial rompería las buenas relaciones y esta sería expulsada, no consiguiendo volver hasta después de la 2ª Guerra en 1947. Italia se unió recientemente en 2000.
Gales – Escocia
En este primer periodo ya se consolidaron los trofeos que de manera más o menos simbólica se disputaron estas selecciones. Simbólica porque en varios de los casos no existe un trofeo tangible, sino que se refiere a una cuestión honorífica, así pues  el equipo de las Home Nations que consigue ganar al resto se le otorga la llamada Triple Corona y que no tuvo un trofeo físico hasta 2006. El otro trofeo con presencia física es el propio de las Seis Naciones también de reciente presencia, apareciendo como tal en el torneo de 1993.  La Calcutta Cup es el trofeo que se lleva la ganadora del partido entre Escocia e Inglaterra y que no tiene  referente físico al igual que el Millenium Trophy para la ganadora del partido entre Gales e Inglaterra, el Centenary Quaich para el vencedor del partido Escocia e Irlanda, el reciente Giuseppe Garibaldi que se otorga al ganador del partido entre Francia e Italia y por supuesto la mítica Cuchara de Madera para aquella selección que pierde todos los partidos. En oposición a esta aparece el Gran Slam otorgado a aquella capaz de ganar en los cinco partidos.
    
La competición se desarrolla con enfrentamientos a un solo partido, en los que la ventaja de jugar en casa va alternando cada año en los enfrentamientos entre cada equipo.