El español David Ferrer, número 7, ha eliminado a su compatriota Rafa Nadal del Open de Australia en los cuartos de final con un resultado de 6-4, 6-2 y 6-3. Es la novena victoria consecutiva en este inicio de temporada de Ferrer, llegando, por vez primera, a las semifinales del abierto de Australia. Pero, es que, también, es la primera derrota de Nadal en un Grand Slam, después de 25 partidos.

En semifinales, Ferrer, se encontrará, como último peldaño para llegar a la gran final, al escocés Andy Murray, que derrotó al ucraniano Alexandr Dolgopolov , en 3 horas y 5 minutos, por 7-5, 6-2, 6-7(3) y 6-3.

Ferrer jugó un gran partido, con mucha velocidad y las ideas claras. Pero, es que Rafa Nadal se lesionó al comienzo del partido, rotura fibrilar en los isquiotibiales de la pierna izquierda, con lo que su juego estuvo totalmente diluido por esta lesión. Fue al final del tercer juego, Nadal pidió tiempo muerto para poder ser atendido en los vestuarios, de donde salió con el muslo vendado, pero fue en vano. De todas formas, decidió no abandonar, por respeto al público, y jugó hasta el final. 

Al término del partido Rafa Nadal declaró:
  
“No me gusta retirarme. No me retiré porque no tenía tanto dolor como para abandonar. Me retiro cuando no puedo más de dolor. Y aquí no era el caso. No me retiro porque puedo jugar. A un nivel X, que no voy a decir y que no me dio para ganar a un rival que jugó a un gran nivel. No retirarme ha sido lo normal para mí. Hay mucha gente pendiente de esto y no me gusta retirarme. La sensación que queda es fea y prefiero seguir intentándolo. Yo sabía que o David tenía un bajón o yo no tenía opción. Yo con ese nivel no podía llegar a eso en las condiciones en las que estaba”

“No es hora de hacer valoraciones de si he tenido pocas vacaciones o no. Yo creo que lo he hecho perfecto y creo que es un cúmulo de situaciones que se han juntado. En Abu Dabi jugué bien y en Doha caí enfermo. Aquí ha pasado esto, justo cuando mejor estaba”.