Otro tenista que sigue haciendo historia, Roger Federer ha ganado en Wimbledon su séptimo trofeo y vuelve a ser el nº1 mundial. La final la disputó con el británcio Andy Murray, ganando en 3 horas y 24 minutos, por 4-6, 7-5, 6-4 y 6-4. Murray, que comenzó dominando, perdió ante el hombre de todos los récords y probablemente el mejor tenista de todos los tiempos, la posibilidad de lograr el primer título del Grand Slam para Gran Bretaña. Desde 1936, año en que ganó Fred Perry, ningún jugador del país ganó en Wimbledon.
Ha repetido lo que ha hecho Nadal en Roland Garros, los dos han ganado por séptima vez uno de los grandes. Igualando así a Pete Sampras y a William Renshaw, ha sumado su 17º título en un grande (Sampras se quedó en 14) y, a partir de este lunes, aparecerá de nuevo como número 1 del mundo, con lo que igualará las 286 semanas que Sampras estuvo en la cima del mundo.