El Real Madrid se ha proclamado campeón de la Champions League en Lisboa, al ganar la final al Atlético de Madrid por 4-1. El Madrid igualó el partido en el minuto 93, y durante la prórroga logró 3 goles más. 

Dos jugadores importantes para ambos equipos veían la final desde las gradas. Xabi Alonso por sanción, y Arda Turán por lesión.
El partido comenzaba realmente mal para el Atleti, Diego Costa se retiraba en el minuto 8, todavía no recuperado de su rotura de fibras. Lo sustituía Adrián, que estuvo muy acertado durante el encuentro.
Un error de Thiago casi le vale un gol a su equipo, pues dejó solo a Bale delante de Courtois, pero no logró un gol casi cantado. Pero ese gol llegó, pero del lado contrario, gracias a un remate de cabeza de Godín, y una desafortunada salida de Casillas, quedándose a medio camino.
En esta primera parte el Atlético de Madrid jugó controlando el balón, con un juego seguro y duro. Por parte del Madrid, Ronaldo y Benzema desaparecidos. Mientras Modric controlaba el juego blanco.
En la segunda parte el técnico blanco quiso darle otra cara a su equipo, sacando del campo a Khedira y Coentrao, y dando entrada a Isco y a Marcelo. Por su parte, Simeone mandaba al campo a Sosa por Raúl García. Más tarde los cambios serían Morata por Benzema, y Alderweirdel por Luis Filipe. Los últimos 20 minutos de partido fueron de intenso dominio del Real Madrid, que se había asentado muy bien en el campo, tras el acierto de Ancelotti al realizar los cambios.
Cuando todo parecía que el Atleti se llevaría su primera copa de Europa, el arbitro dió 5 minutos de tiempo añadido, y en el tercero Sergio Ramos logró, con un gran remate de cabeza, un gol que forzaba una prórroga. Esos 30 minutos fueron para el equipo menos cansado, ese fue el Real Madrid, que dominó totalmente. Fue Bale el que logró el gol del triunfo, de remate de cabeza. Después, ya con los rojiblancos desfondados y dando el partido por perdido, remataron la faena Marcelo y Cristiano Ronaldo, de penalti. El balón de oro con un triste juego, solo protagonizó tres directos de falta y el lanzamiento del penalti. Fue elegido MVP, mejor jugador del partido, Angel di Maria.