En un partido épico, Rafa Nadal ha conseguido llegar, por primera vez en su carrera, a la final del Masters de Londres, al vencer al escocés Andy Murray en tres sets 7-6 (7/5), 3-6 y 7-6 (8/6).
El encuentro, el mejor hasta el momento disputado en el O2 Arena de Londres, ante 17.500 espectadores, ofreció 3 horas y 11 minutos de puntos espectaculares. El español ganó el primer y tercer set en el tie-brike, y el británico se llevó el segundo set, no por un bajón en el juego de Nadal, si no por el alto nivel mostrado. Era la gran oportunidad de Murray, que en su superficie favorita y ante su público, no ha podido ganarle la semifinal al número 1 del mundo. Aunque la victoria podía haber sido para cualquiera de los dos. Nadal contaba con 8 victorias sobre Murray, y éste le había ganado en 4 ocasiones, en pista rápida estaban empatados 4 a 4.
Al término del partido Nadal admitía la dureza de la semifinal:
“No se puede pasar a la final de un torneo como este sin tener que jugar partidos así. Aquí están los ocho mejores del mundo. No sé cómo se ha visto desde fuera pero a mi me ha parecido un partidazo desde dentro de la pista. Andy ha estado a un nivel muy alto”.
Saludo de Nadal y Murray al final del partido
Rafa Nadal jugará su octava final de esta temporada, después de las de Doha (única perdida), Montecarlo, Roma, Madrid, Roland Garros, Wimbledon, Open de Estados Unidos y Tokio. Ya tiene asegurado terminar el año como número 1 del ránking mundial, sólo está a un partido de lograr para su palmarés el Torneo de Maestros de Londres, jugado por los 8 mejores tenistas del mundo, el único gran título que le falta en un historial que ya cuenta con los cuatro torneos del Grand Slam, una Copa Davis y una medalla de oro olímpica.

Si gana, Nadal lograría igualar el récord del estadounidense Andre Agassi, el único tenista de la historia que logró ganar todos estos títulos.

El español se enfrentará este domingo en la final (18:30 horas, hora española) al vencedor del encuentro de entre el serbio Novak Djokovic y el suizo Roger Federer.